Seleccionar página

A veces tengo la sensación de que en Internet estamos intentando reinventar las bases de cualquier negocio, sobretodo a la hora de montar una tienda online. Pero no olvidemos que en el fondo, se trata de un negocio minorista de “cara al público”, y en el que tiene que seguir primando la máxima del comercio

Retail is detail

Es cierto que un e-commerce requiere de una importante base tecnológica, pero creo que su éxito no depende tanto de la tecnología como de otros aspectos más ligados al propio negocio, como son la propuesta de valor y la capacidad de invertir en marketing (on) o en un local bien ubicado (off), y por supuesto, en un excelente servicio al cliente. Por eso, me gustaría contaros una pequeña historia de comerciantes, que a más de uno le sonará familiar :)

A mediados de los años 80, mis padres abrieron una pequeña tienda de accesorios de fontanería y calefacción en los bajos comerciales de nuestra casa, que principalmente servía de almacén y escaparate para captar clientes que necesitaban una instalación de este tipo (el negocio original de mi padre, que nos daba de comer). Hubo que acondicionar el local y aprovisionar stock para llenarlo, con la consiguiente inversión económica. Cuando a mediados de los 90, mi hermana dejó sus estudios universitarios de Biología, decidieron darle un giro a la tienda y convertirla en una floristería, bajo un modelo de franquicia que no funcionó. Por aquel entonces, yo estudiaba en la universidad, y recuerdo que mi padre me sentó un sábado por la mañana para consultarme a cerca de una decisión importante que había que tomar. En su opinión, había que independizarse y abandonar el modelo de franquicia, aún a riesgo de incumplir el contrato y enfrentarse a acciones legales, pero era la única solución para que el negocio fuese viable, ya que lo márgenes con los que nos obligaba a trabajar el franquiciador eran demasiado bajos. Fue una decisión difícil y valiente, pero al final la cosa salió bien y poco a poco la tienda fue evolucionando hasta transformarse en un precioso establecimiento entorno al arte floral y la decoración. Unos años después, ampliamos el negocio creando una tienda anexa especializada en animales de compañía y complementos, para la que hubo que hacer una inversión adicional y endeudarse de nuevo. Y es que, en todos estos años, la fórmula siempre ha sido la misma: invertir y reinventarse constantemente para adaptarse a los cambios. Siempre había que pagar traspasos o alquileres, reformar locales, comprar mobiliario y stock, herramientas de trabajo… y por supuesto, competir con otras tiendas locales y con la apertura de grandes centros comerciales en las capitales cercanas.

En todo este proceso ha sido clave la implicación de toda la familia: de mi padre, cerebro y motor emprendedor; de mi madre, con su apoyo incondicional para lo que hiciese falta; de mi hermana; con su creatividad y visión de negocio; y en cuanto a mí… ayudando durante los fines de semana, las vacaciones y los días claves, sobretodo en los aspectos más relacionados con la atención al cliente en el punto de venta, el marketing, la informática y la tienda online, que lanzamos en 2010 de forma totalmente autodidacta, recursos bastantes limitados en tiempo y dinero, y con una filosofía muy “lean ecommerce“. Durante todo este tiempo siempre me he sentido parte inseparable de este pequeño gran proyecto familiar, incluso después de llevar varios años trabajando en empresas multinacionales de tecnología. Porque para mí, siempre ha primado el valor que tiene construir un negocio propio, pequeño o grande, tradicional u online, y ahora veo que los ingredientes no han variado demasiado: conocimiento, tiempo, dinero, cariño, valentía…

Es cierto que en comercio electrónico se puede arrancar de una forma más sencilla y sin asumir tantos riesgos, por ejemplo con un modelo de dropshipping que no requiere tener stock propio, aunque los márgenes suelen ser más bajos y cada vez está más complicado conseguir tráfico. Por eso, no creo en los milagros de Internet, si te ahorras dinero por un lado, hay que meterlo por otro, es impepinable… ¿no crees?.

Artículo publicado originalmente en Ingresosalcuadrado.com.

[separator type=”simple”]

ÚLTIMOS ARTÍCULOS…

[space height=”20″]
[recent_posts layout=”block” image_style=”” post_from=”post” order=”commented” excerpt=”0″ custom_link=”” cats=”4″ /]
[separator type=”invisible”]

Carmonego byn

¿Te interesa el Ecommerce?

Suscríbete para estar al día...

¡Gracias!

Share This