Seleccionar página

Hace unos días me subí en el ascensor con un transportista muy amable que le reparte a mi vecino, de forma más o menos habitual, una caja de fruta y verdura fresca directamente de un pequeño productor catalán. Me llamó la atención el atractivo packing de la caja que llevaba este buen hombre sobre sus hombros, y no pude aguantar mi curiosidad. Aprovechando nuestro momento fugaz en el ascensor, me lancé y le pregunté cómo les iba el negocio. Su respuesta literal fue: “¡¡¡ Ufff, tengo que hacer 132 repartos diarios y no damos a basto, ni yo ni mis 5 compañeros !!!”.

Por discrepción, no revelo el nombre de la empresa, pero puedo decir que vende online directamente sus productos con un modelo de suscripción a través de una web muy sencilla, un blog en Blogger y un formulario de solicitud, en el que indicas qué productos deseas, con qué frecuencia quieres recibirlos y los datos de contacto. Después, te llaman por telefóno para solicitarte los datos de domiciliación bancaria, acordar la entrega… y a correr.

De forma parecida funcionan la mayoría de los negocios de venta online de naranjas, con webs tirando a cutres, pero que llevan años cumpliendo perfectamente su objetivo. Es verdad que la usabilidad o el proceso de compra no son los óptimos, pero lo cierto es que este tipo de negocios funcionan. ¿Dónde está para mi la clave?. Claramente en el producto que ofrecen y en su modelo de negocio, para nada en la plataforma o en la tecnología que hay detrás. Entonces, ¿Por qué nos empeñamos una y otra vez en montar un Prestashop o un Magento sin haber pasado antes por esta fase de prueba del modelo de negocio?.

Por experiencia propia, cuando empiezas en esto de vender online, necesitas probar muchas cosas, cambiar continuamente la web y pivotar el modelo de negocio varias veces hasta que das con la clave. Por ello, al principio, lo mejor es tener una plataforma sencilla que puedas manejar tú directamente y que te permita tener esta agilidad, preferiblemente sin depender de un tercero. Cuando has validado el modelo de negocio, entonces es el momento de meterte en un desarrollo más complejo tipo Magento o Prestashop, que te permita poner en marcha acciones comerciales más sofisticadas, trabajar con un mayor volumen de pedidos y dar una mejor experiencia de usuario.

[recent_posts layout=”default” image_style=”” column=”3″ image_height=”” post_from=”post” order=”last” excerpt=”0″ custom_link=”” cats=”4″ link=”lightbox” /]
[separator type=”invisible”]

Carmonego byn

¿Te interesa el Ecommerce?

Suscríbete para estar al día...

¡Gracias!

Share This